Step by step. Paso a pasito (suave suavecito)

El no saber lo que queres hacer tiene dos cosas positivas:

1. Te da la chance de probar distintas cosas para, en algún momento (o nunca), llegar a ese lugar donde decis: “Si, es por acá”.

2. Podés incursionar sin culpa, porque no te planteás a vos mismo que estás perdiendo el tiempo.

Como contaba anteriormente, encontré un aviso en el diario donde convocaban a interesadas a participar de una charla informativa sobre un programa de intercambio en USA: AU PAIR. 

Imaginate que en ese momento yo no tenía laptop, ni mucho menos. Internet no estaba tan desarrollado, y al buscar información sobre algo, google no arrojaba tantos resultados.

Convencí a mi mejor amiga para que vayamos a la charla. Fuimos. Éramos tres: Una señora (representante de Cultural Care en Rosario), mi amiga y yo! 

Nos tomamos un café y nos contó, ante nuestras caras atónitas de no saber si lo que estaba pasando era verdad o una farsa, más o menos de que se trataba todo esto. 

ME ENAMORÉ. Me traje todos los folletos que nos dejó, la información guardada en mi cerebro y las ganas de comenzar un viaje, aunque todavía no sabía ni de donde iba a sacar la plata para pagarlo.

Volví a mi pueblo corriendo a contarle a mi novio que quería irme a USA. Que ME IBA A IR a USA. 

Error Nº 1: Creer que tu novio de 25 años iba a tomarse bien la noticia, apoyándote.

Error Nº2: Contarles a todos que querías que eso se haga realidad. 

Error Nº3: Contarle a TU ABUELA que te ibas a ir a USA.

Por supuesto, mi novio no se puso a saltar en una pata, a los demás que les conté y a mi abuela les parecía algo colgado en el aire. Textuales palabras de mi abuelita: “Vos tenés muchos pajaritos en la cabeza”

Con este clima esperanzador, comencé lo que sería el mejor viaje de mi vida. Bah! Mi vida misma. Viajando donde me lleve el viento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *